top of page

Construye relaciones sanas



Las relaciones sanas pueden darse entre amigos, compañeros de trabajo o de clases, familiares, así como en pareja, por eso me gusta definirlo como conectar con alguien, lo que entonces implica que establecer una buena relación requiere que ambas partes estén dispuestas a esforzarse para nutrirla de manera constante.


Cuando somos niños aprendemos sobre como establecer relaciones sanas a través de nuestros padres o cuidadores, la cultura, costumbres y contexto social, por lo tanto es importante que durante los primeros años de vida podamos aprender a respetar y establecer límites, propiciar espacios para que los pequeños hablen sobre cómo se sienten, generar oportunidades para enfrentar retos mientras los acompañamos, hacerles saber que son valiosos por el simple hecho de ser ellos mismos y lo que considero lo más importante escucharlos.


Sin embargo, cuando los padres o cuidadores no contaron con ejemplos de comportamientos saludables o espacios para desarrollar esas habilidades que les permitieran establecer las bases para que puedan contar con experiencias significativas y a la vez se sintieran acompañados durante su aprendizaje y práctica, se vuelve difícil que puedan transmitirlo a otros.


Es por eso que, si tu deseas cambiar hábitos, mejorar conductas, disminuir o erradicar comportamientos tóxicos y sobre todo ser un modelo para tus hijos, alumnos, amigos y todas esas personas con las que deseas conectar, te voy a explicar por donde iniciar y que puedes hacer.


Existen cuatro pilares imprescindibles: confianza, respeto, compartir y escuchar. Estas bases nos permiten conseguir un equilibrio genuino ya que para que ambas personas se sientan satisfechas, es necesario que vivan con libertad y así puedan disfrutar de bienestar emocional. En consecuencia, déjame explicarte en qué consisten cada uno de estos pilares:


1. Confianza. - implica valorar al otro y por lo tanto respetar sus sentimientos, opiniones, actividades e intereses.


2. Respeto. - es aceptar las opiniones, creencias y sentimientos del otro, sin pretender cambiarlo. Esto implica apoyo emocional y generación de espacios donde cada uno se sienta seguro para expresarse.


3. Compartir. - es ir más allá del tiempo y actividades que realicen juntos y les agraden a ambos, es distribuir el poder y control de la relación entendiendo que ambas partes son conscientes y responsables en la toma de decisiones.


4. Escuchar. - ¿Cuántas veces realmente te detienes a escuchar a la otra persona para comprender y no para contestar? Escuchar para comprender implica interesarme en el otro, querer aprender más sobre el o ella, así como genuinamente acompañar. Es por eso que este pilar me parece el más importante de los cuatro.



Por lo tanto, para que puedas empezar a mejorar tus relaciones te comparto tres estrategias que puedes aplicar hoy mismo.


1. Establece límites sanos


Para poner limites sanos necesitas primero identificar qué es lo que aceptas en tu vida y qué no, por eso te invito a escribir en una hoja o en un blog de notas en tu celular en dos columnas ¿Qué si estás dispuesto a aceptar en una relación? Y en la otra ¿Qué no vas a tolerar por ninguna circunstancia? Te recomiendo que seas lo más sincera posible y date tiempo para ir llenando este ejercicio. Esto aplica para parejas, amigos, trabajos y también para familiares.


2. Escucha al otro.


“Cuéntame tu historia” pídela a una persona de confianza para ti que durante cinco minutos te cuente un evento significativo haciendo hincapié en detalles, una vez terminado el tiempo verifica lo que escuchaste explicándole la historia, los detalles y los aspectos destacados y al terminar pídele que te indique si omitiste o agregaste algo, si es correcto o cualquier observación que te permita entrenar tu capacidad de atención y escucha activa.


Te comparto dos super tips: el primero, escucha para comprender, deja que hable y se exprese no interrumpas, ya que la estrella es la otra persona no tú. Segundo presta atención a sus gestos y las emociones y sentimientos que puedan acompañar su historia esto te permitirá entrenar tu empatía.


3. Genera espacios en común y propios


Es decir ¿Qué tienen en común? ¿Qué podrían aprender juntos? Por ejemplo, asistir a clases de natación, plantar hierbas aromáticas, ir a caminar, escuchar música o asistir a conciertos, museos o el cine. Es importante que tengas en cuenta que No es necesario hacer todas las cosas juntos, pues establecer espacios propios es parte de tu crecimiento personal y te da la oportunidad de nutrirte a ti mism@ así como auto cuidarte.



“La verdadera amistad se produce cuando el silencio entre dos personas es cómodo”
David Tyson Gentry

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page