top of page

¿Qué son los estilos de afrontamiento?


Cuando nos enfrentamos a situaciones de nuestra vida cotidiana la manera en la que lo hacemos juega un papel muy importante no solo para la resolución de la situación si no para futuros procesos, por ejemplo, el considerarlo como “un problema” vs “un reto” ya nos predispone a la manera en la que vamos a darle atención a eso que nos sucede.


En la psicología, el afrontamiento ha sido definido como un conjunto de estrategias cognitivas y conductuales que la persona utiliza para gestionar demandas internas o externas que sean percibidas como excesivas para los recursos del individuo (Lazarus y Folkman 1984). Es decir, es la respuesta adaptativa que implementamos para reducir el estrés, lograr nuestros objetivos, etc. Por lo tanto, no solo es la forma en la que damos respuesta práctica a lo que sucede si no también es la capacidad de gestionar o manejar nuestras emociones y darle una solución a la situación, reto o dificultad que se nos presenta.


Claro conocer más sobre nuestras propias estrategias de afrontamiento, es decir, la manera en

la que evaluamos los eventos, las capacidades, habilidades y competencias con las que contamos, así como la forma de captar la información, buscar ayuda, entre otros pueden permitirnos mejorar, aprender o cambiar esas estrategias para adaptarnos mejor a las situaciones cotidianas.


Existen tres características básicas de las estrategias de afrontamiento:

  1. La valoración, sucede cuando buscamos darle significado al evento que está ocurriendo.

  2. El problema, cuando intentamos confrontar la realidad, así como manejar las consecuencias de lo que ocurrió.

  3. Y la emoción, que es la regulación de los aspectos emocionales o la búsqueda de mantener el equilibrio afectivo.

Por lo tanto, los tipos de estrategias de afrontamiento que existen son:

  • Las estrategias centradas en la situación, se orientan a realizar una tarea, o resolverlo mediante la modificación de una estrategia centrándonos en lo que puede hacer para solucionar, para afrontar o para alcanzar aquello que desee, interpretando el cambio como una oportunidad y no como un problema, por ejemplo, si existe una gotera en casa poner una cubeta debajo de la gotera, impermeabilizar, entre otras acciones son formas de resolver dicha eventualidad por el contrario a gritarle al techo, enojarme y patear las cosas a mi alrededor, etc.

  • relajarnos o regresar al equilibrio inicial, por ejemplo atacar o agredir a otros, insultar, faltar el respeto, acusar son formas de expresar las emociones, pero no las únicas ni necesariamente las más saludables por lo que buscar otras formas de expresión nos pueden ayudar a centrarnos en nuestro objetivo sin lastimarnos a nosotros mismos o a los demás.


  • Estrategias de reinterpretación positiva, esta estrategia puede apoyarse en la reestructuración cognitiva, por la cual se pretende cambiar pensamientos negativos que reportan estados emocionales desagradables y llevar a cabo conductas no saludables, por otros alternativos que le permita un mejor afrontamiento de la situación por ejemplo, ante el despido, la persona reinterpreta lo ocurrido sacando lo positivo de la situación, asumiendo que hay cosas más importantes, como que a lo largo de su desempeño en ese puesto ha aprendido muchas cosas y conocido a gente estupenda, lo que se busca es que la persona se permita encontrar un nuevo sentido de su vida.



  • Las estrategias basadas en la evitación, comúnmente se caracterizan por evadir, distraer o tomar distancia con respecto a la situación estresante, digamos que vas a exponer un tema frente a varias personas y antes de iniciar requieres darte un tiempo para respirar, tomar agua o “calmar tus nervios” y una vez que lo has hecho entonces te paras frente a esas personas y comienzas a exponer tus ideas.


Entonces ¿Qué puedes hacer para fomentar la generación de nuevas estrategias o cambiar de estilo de afrontamiento? Comienza por lo siguiente:


  • Intenta no hacer más dramática la situación, recordando que ¡Puedes hacer que las cosas pasen y no que te pasen las cosas! OJO El 70% de como percibas la situación será crucial en la manera en cómo vas a afrontar y resolver lo que está ocurriendo.

  • Respira, estírate, relaja tus músculos, toma agua y entonces analiza la situación desde diferentes perspectivas.

  • Genera una red de apoyo con amigos, familiares, colegas que te sirvan de referencia y te impulsen a lograr tus metas.

  • Confía en ti y tus capacidades, ya antes has resultado situaciones apremiantes, seguro que podrás volver a hacerlo.

  • Admitir nuestros límites, y buscar ayuda es un signo de aprendizaje y desarrollo piénsalo ¡somos personas, no robots! Así que acércate con un especialista que pueda apoyarte si sientes que necesitas más información y formación para alcanzar tus objetivos.


“La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos,

determina la calidad de nuestras vidas”

Anthony Robbins


367 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page